Historia y Evolución del Servicio de Cardiología del Hospital de León

La Residencia Virgen Blanca de León se inaugura en 1969. En su primera fase dicho Hospital estuvo concebido fundamentalmente como Hospital quirúrgico sin que existieran especialidades médicas, solamente un internista actuaba como consultor y como apoyo a las especialidades quirúrgicas en preoperatorios y complicaciones médicas. Posteriormente se crea el servicio de Medicina Interna, concebido en sus comienzos también como un apoyo a los servicios quirúrgicos.

Con el desarrollo de las especialidades médicas a nivel Nacional y como primeros resultados de los programas iniciales de formación de especialistas en la Red Sanitaria Pública, antecesores del actual programa de formación MIR, se comienzan a incorporar al Servicio de Medicina Interna a partir de finales de los años 70 y primeros de los 80, una serie de especialistas en diversas especialidades médicas sin que aún exista una división en Secciones.

En el año 1987 el Servicio de Medicina Interna es el único servicio médico del hospital, estando como única Sección la Nefrología, y cuenta con un total de 86 camas, incluyendo las de Nefrología, y sin que se cuente con camas específicas de Cardiología. El número de camas del Hospital en ese año es de 404.

En 1981 se crea el Servicio de Cuidados Intensivos (UCI), que pasa a hacerse cargo de los pacientes cardiópatas agudos, fundamentalmente de infartos agudos y determinadas arritmias, especialmente las que precisan marcapasos.

El actual Servicio de Cardiología del Hospital de Leon nace como consecuencia de la fusión de los Servicios de Cardiología del Hospital Virgen Blanca (INSALUD) y del Hospital Princesa Sofía (Diputación de León), junto con la incorporación de la Unidad Coronaria del primero de ellos, separándose, de esta manera de la Unidad de Cuidados Intensivos generales ,para lo cual se incorpora como Jefe de Servicio el Dr. Simarro, procedente de la Universidad de Oviedo. Todo ello en el contexto del proceso de fusión hospitalaria de ambos Centros, pasando a constituirse, de esta manera, el actual Hospital de León.

En 1996 el Dr. Simarro deja el servicio reincorporándose a la Universidad de Oviedo, pasando a ocupar la jefatura del Servicio el Dr. Calabozo.

En 1998 y tras ser acreditado el sercio para docencia MIR se incorpora el primer residente de cardiología y en 1999 el segundo.

En setiembre de 1999 se inaugura la Unidad de Hemodinámica, con lo que el servicio queda completado.